Categories
Ocio

Crecer

Definitivamente eso de crecer nunca me dijeron que seria tan difícil, pero el amor como en el principito nace de dos y se construye con reciprocidad y eso es crecer.

Crecer es una de las cosas que más le gusta a las plantas de cannabis y en eso el sol juega el papel más importante, bueno quizás el segundo más importante después de todo el amor que uno le ponga a su cultivo.
Y es que ver algo crecer es hasta emocionante, por algo tenemos una cierta afinidad hacia la paternidad y no lo digo sin desconocer lo difícil que es. Porque como con los hijos la planta de cannabis también tiene sus particularidades.
Cuando tu semilla ha crecido y digamos que es una niña intrépida va a querer elevarse hasta los cielos y uno como padre podría tener la tendencia a dejarla. Pero como todo ese amor que uno le pone también se va a devolver cuando estemos dando unas deliciosas caladas, es importante para obtener una mejor producción, hacer algo conocido como la poda apical.
Este tipo de poda solo se le puede hacer a las plantas regulares o feminizadas, es decir que a las plantas automáticas que son aquellas hibridas de Ruderalis no se les puede hacer. Pero entremos en materia para saber en que consiste esta poda.
Lo primero es que si la planta de cannabis no recibe un corte ya sea una variedad sativa o indica va a crecer acorde a su genética, para mejorar la producción se hace la poda que es cortar una parte muy pequeña de la planta para obtener una bifurcación de las ramas para que no se quede como un arbolito de navidad.

Lo primero sera contar con unas excelentes tijeras, estas en particular son geniales, tienen un sistema de resorte que hace que se abran de forma automática, la precisión en el corte es más adecuada.
Acá son algo costosas por lo que recomiendo comprarlas por Aliexpress.

Debemos desinfectar las tijeras con alcohol para realizar el corte, de esa forma se evita que la planta pueda tener una herida abierta por donde se infecte.

El proceso es sencillo y lo voy a ilustrar. En la imagen de la izquierda se ve la planta antes de ser cortada, tiene en ese momento 3 nodos, la idea es cortar el tercero que esta creciendo para generar una bifurcación en la planta, en ese espacio van a nacer dos nuevas ramas que se volverán muy fuertes y se cargaran de hermosos cogollos por lo que se podrá obtener una mejor producción. La poda se puede hacer múltiples veces y ya es una decisión del cultivador.

Sin Poda apical
Con Poda apical

El curso natural hace todo el resto del trabajo. A medida que la planta va creciendo se puede proceder a hacer corte las hojas inferiores de forma que no se consuma energía en mantenerlas, esta energía es mejor que este dirigida al crecimiento y posterior etapa de floración.

En la próxima entrada te cuento como es crecer cuando vas en automático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *